Abstract

El agua es un factor clave para el desarrollo sostenible. Su importancia para la vida humana, su incidencia en la pobreza, en los desastres naturales y en el funcionamiento de los ecosistemas hacen del agua una de las preocupaciones fundamentales del siglo XXI. Cambio climático, crecimiento de la población, deterioro de la calidad del agua, escasez y competencia sobre el uso de este recurso son retos de suma importancia a los que se enfrenta la humanidad. En consecuencia políticas sensatas, basadas en principios éticos claros, y voluntad política son necesarias para preparar la humanidad a enfrentarse a la crisis del agua. Tres conferencias internacionales del mayor relieve, con sus respectivas declaraciones, son analizadas para explicar la evolución de un proceso que, a partir de la percepción del sentimiento de la opinión pública, trata de buscar acuerdos relativos a una gestión integrada de la política del agua y los correspondientes planes estratégicos. Mientras los acuerdos sobre principios y objetivos ya han sido establecidos, el mundo del agua aún se encuentra muy lejos de adoptar políticas del agua de acuerdo con los principios del desarrollo sostenible establecidos a la que corresponda para ponerlos en práctica. Asegurar la financiación necesaria, el marco de gobierno, las capacidades humanas e institucionales y el conocimiento necesario son los pasos previos para alcanzar los objetivos políticos.

This content is only available as a PDF.