Abstract

La presencia de los embalses de Mequinenza, Riba-Roja y Flix en el tramo inferior del río Ebro ha dado lugar a una serie de alteraciones (reducción de la entidad y frecuencia de las avenidas, estabilización de caudales, etc.) que han favorecido el desarrollo de macrófitos sumergidos. La viabilidad diaria y anual del régimen de caudales del tramo inferior del río Ebro como consecuencia de la regulación ejercida por los embalses se analiza en este trabajo. Los principales efectos son: importantes variaciones diarias de caudal, un menor caudal los fines de semana y la estabilización de los caudales mínimos. Asimismo, se analiza la influencia de la proliferación de macrófitos en el comportamiento hidráulico del río. En el período estudiado (200-2006) el río presentó dos tipos de comportamiento hidráulico: un comportamiento que puede considerarse como ordinario, con el cauce limpio, y otro más lento, caracterizado por menores velocidades y mayores calados para un mismo caudal. Este segundo comportamiento coincidió con épocas de sequía, con caudales bajos durante gran parte del año y proliferación de macrófitos. El paso del comportamiento lento al comportamiento ordinario se produce con avenidas importantes, que tienen el poder suficiente para arrastrar a los macrófitos.

This content is only available as a PDF.