Abstract

Se analiza la severidad de la sequía que afectó a las regiones central y meridional de España desde 1991 a 1995. Se hace un somero resumen de los tipos de sequía y de las diversas acciones posibles para mitigar sus efectos negativos. Se describen las acciones tomadas en los últimos años tanto para garantizar o mantener la oferta de agua, como para gestionar su demanda mediante diversas políticas de ahorro. Se llega a la conclusión de que en ambos aspectos hay todavía amplias posibilidades de introducir mejoras en España.

This content is only available as a PDF.