Abstract

La instalación de dos trampas automáticas en el lecho de gravas del río Tordera ha permitido medir de manera continua el transporte de fondo durante las crecidas Estas tasas de transporte han sido comparadas con cinco de las fórmulas más utilizadas en rios de gravas. Ninguna de ellas predice de manera fiable el transporte de fondo. La ecuación de Parker et al. (1982) obtiene los mejores resultados con una sobrestimación media de 10,6 veces el valor real medido. Estos resultados son consecuencia del tiempo que transcurre entre las crecidas, permitiendo el desarrollo de una coraza superficial y cambiando los tamaños de las partículas que configuran las formas más móviles del lecho.

This content is only available as a PDF.