Abstract

Clavegueram de Barcelona, S.A. (CLABSA) ha implantado un control global optimizado de las compuertas que regulan la derivación de aguas del alcantarillado hacia la cuenca de Riera Blanca o hacia la cuenca de Diagonal-Barceloneta. Este control está realizado con la ayuda de un modelo de calibración continua, que permite aplicarlo de forma óptima. El modelo se basa en subdividir la red de alcantarillado en conjuntos conexos de colectores y sustituirlos por depósitos virtuales interconectados. Los parámetros del modelo no son estáticos sino que se recalculan en función de la información recibida por el sistema de telesupervisión en tiempo real.

This content is only available as a PDF.